lunes, 15 de noviembre de 2010

Amarilis Afrodita



"¿Cómo se llamaba?" preguntó sin dejar de mirar la foto. "Amarilis Afrodita". Con un retundo "la llevo", desembolsó una pequeña fortuna y cargó con la coqueta maceta que albergaría su última esperanza. En su casa lo esperaba aquella nota escueta que no le hubiera hecho falta leer. Sus ausencias y desatenciones lo convertían en un hombre solo. Durante tres meses, cuidó de aquel bulvo devotamente. Cuando por fin el capullo comenzó a abrirse, tomó la maceta y partió a su encuentro. "La planté el día que te fuiste" le dijo extendiendo su ofrenda. La expresión de la Bióloga disipó sus dudas. Había triunfado.

1 comentario:

STHEPEN CURE dijo...

SALUDOS MARMOTAS,BUEN TITULO.
AMARILIS AFRODITA,UNO SE ENAMORA DE PALABRAS RARAS NO???